Goleada que valió la permanencia